Uso de sustancias dopantes en adolescentes

El uso de sustancias dopantes en adolescentes no solo por motivos deportivos, es tema que preocupa desde hace años a los pediatras que tratamos adolescentes.

Con la reciente exclusión de los atletas rusos de los JJ OO por el uso de sustancias dopantes, se ha reabiero la polémica.  Pero de hecho su uso se extiende también a no atletas.

Medscape entrevistó al Dr Alan Rogol, sobre este tema.

«IMG_20160422_170047_1La gran cantidad de adolescentes que requieren examen médico predeportivo al pediatra de atención primaria, constituye un buen motivo para el estudio del uso de sustancias dopantes entre los adolescentes.

Aproximadamente el 2% de los estudiantes adolescentes de los USA, dicen haber utilizado testosterona en los 12 meses previos. La mitad por motivos deportivos y la otra mitad para mejorar su apariencia física y la mayoría de ellos sin saber lo que están haciendo.

El uso en chicas adolescentes es mucho menor.

La mayoría lo usan de forma intermitente y los que los utilizan asiduamente no precisan durante cuanto tiempo.

La testosterona se utiliza habitualmente por inyección IM, con el consiguiente riesgo de infecciones…

Los signos androgenizantes mas evidentes de uso, son extraordinariamente difíciles de distinguir de las características físicas propias de la edad, pues incluyen hirsutismo (aumento del vello en zonas en las que normalmente existe), incremento de la masa muscular y ginecomastia (glándula mamaria en adolescentes varones), también acné y mayor agresividad, …

            Los signos del uso externo de anabolizantes son aumento de la presión arterial, edema y mayor agresividad…

Como actuar en la práctica

Si se sopecha uso de testosterona (T) dopante solicitaremos la determinación en sangre de hormonas sexuales.

Esta determinación será confidencial y reservada entre el paciente y el pediatra, mientras el paciente no acceda a comunicarlo a los padres.

Siempre habrá que consultar con un endocrinólogo pediátrico, tanto más si los niveles de hormonas son anormales en un adolescente con testes de 15 a 20 ml».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies