Sobre la vacuna triple vírica

 

IMG-20140608-WA0002

Actualización de la vacuna triple vírica (TV) (1)

Sara M. Koth, Jillian L. Descourouez, PharmD, BCPS, Mary S. Hayney, PharmD, MPH, BCPS

J Am Pharm Assoc. 2014;54(3):309-313.

“ Después de haber declarado la eliminación de sarampión en el año 2000, se observó un incremento de 60 casos anuales entre el 2001 y el 2011, con un incremento de 175 casos en 2013. Más del 98% de estos casos eran no vacunados y relacionados con casos importados de viajes a ultramar.

Mientras tanto, en otros países desarrollados de Europa Occidental ha habido un mayor incremento de casos. En los seis primeros meses de 2013 se informó de 21.000 casos documentados de sarampión.

En los EEUU,  en 2006 y en 2009-2010, se han observado epidemias de paperas. En 2006 se registraron 6584 casos documentados.

En octubre de 2012, el Comité Asesor de Vacunación de los Centros del Control de Enfermedades (CDC) revisó las recomendaciones de la vacuna TV en respuesta a las recientes epidemias de sarampión y de paperas.

1. El diagnostico médico de la enfermedad no es prueba de inmunidad suficiente  para sarampión y paperas por lo que los pacientes precisan confirmación del laboratorio. El tener dos dosis documentadas de vacuna TV después de los 12 meses de edad se considera prueba de inmunidad de sarampión, paperas y rubeola. Para el personal no sanitario, el haber nacido antes de 1957 todavía se considera prueba suficiente de inmunidad.

2. En pacientes con SIDA, la vacunación se recomienda para todos aquellos pacientes de 12 meses o más sin pruebas de inmunidad y que no estén severamente inmunodeprimidos.

También está indicada en pacientes pediátricos con SIDA bajo tratamiento con antirretrovirales (ARV). La vacuna debe suministrarse a los 12-15 meses de edad y a los 4 a 6 años.

3. Recomendaciones generales.

Niños a los 12 a 15 meses y a los 4 – 6 años, antes de empezar el colegio. Los adultos no vacunados de niños, deberían recibir dos dosis si están en riesgo de exposición o de transmisión. Esta recomendación incluye a los jóvenes que están en riesgo de contagio o de transmisión, estudiantes, personal sanitario y viajeros internacionales. Los adultos no vacunados, nacidos en 1957 o posteriormente,  deberían recibir una dosis vacunal. En lo referente a la rubeola el haber nacido antes de 1957 no es aceptable como prueba de inmunidad para mujeres con niños a su cargo y aquellas mujeres que pudieran quedar embarazadas, deberían recibir al menos una dosis de TV en ausencia de serología positiva para la rubeola”.

 

(1)   J Am Pharm Assoc. 2014;54(3):309-313. © 2014  American Pharmacists Association

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies