patrones obesogénicos del adolescente

El comportamiento obesogénico del adolescente muestra tres patrones diferentes

Lara C. Pullen, PhD. Jun 27, 2013

Un nuevo estudio describe el comportamiento obesogénico del adolescente referido a tres patrones relacionados con el estatus de peso, depresión y otros indicadores físicos y sicológicos de salud. El estudio sugiere que la mayoría de los adolescentes podrían mejorar sus hábitos de salud, incrementando la actividad física y comiendo más productos frescos.

Ronald J. Iannotti, PhD, and Jing Wang, PhD, from the Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development, Bethesda, Maryland,  publica  los resultados de su encuesta online May 1 in the Journal of Adolescent Health.

Se encuestó a una muestre representativa de estudiantes US (39 estados; n=9174) de entre 11 y 16 años de edad. Se incluyeron preguntas sobre niveles de actividad y hábitos de comida, así como del total de actividad física diaria, tiempo empleado frente a la pantalla, total de alimentos sanos e insanos consumidos, control de peso, depresión, síntomas físicos, insatisfacción corporal, salud global y satisfacción vital. Los encuestados también auto-informaron sobre sus altura y peso

Aproximadamente tres cuartos de participantes informaron 2 actividades y patrones dietéticos no saludables.

Los adolescentes fueron categorizados en tres clases. La Clase 1 era sana y agrupaba el 26,5% de los encuestados; un 65% de los adolescentes de esta grupo practicaba ejercicio 5 o más veces por semana. La Clase 2 (26,4%) era insana e incluía adolescentes con bajo nivel de actividad física. La mayoría de los de este grupo consumía dulces, patatas chips y bebidas azucaradas.  La Clase 3 (47,2%) fue etiquetada como típica e incluyó el grupo mayor de adolescentes US. La juventud típica era más probable que empleara tiempo en actividades basadas en la pantalla que la juventud del grupo sano.

Los integrantes de la clase 1 también informaron sobre su más alta satisfacción de vida, menos depresión y mayor estatus de salud global. “estos hallazgos coinciden con los de otros estudios mostrando una asociación positiva de niveles mayores de actividad física, menores niveles de sedentarismo y una dieta sana con indicadores positivos físicos y sicológicos”.

The US Department of Health and Human Services’ Physical Activity Guidelines for Americans recomienda 1 hora diaria de actividad física. Los autores encontraron que solamente la mitad de los encuestados cumplían los estándares de actividad física y menso del 30% comía frutas y vegetales diariamente.

“Los hallazgos sugieren el tipo de  intervenciones que pueden ser diseñadas para diferentes audiencias o precisan diferentes estrategias de marketin social…”

Sugieren que el objeto de futuras investigaciones identifique condiciones sociales y ambientales que promuevan el desarrollo y el mantenimiento de diferentes clase de patrones. En resumen, las intervenciones deberían promocionar mejoras en la alimentación y prevención del habitual declive de la actividad física que sobreviene en la adolescencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies