Obesidad en el adolescente

La frecuencia de la obesidad

La obesidad en el adolescente y en el niño ha aumentado en las últimas décadas no solo en los países desarrollados, también en áreas urbanas de países desfavorecidos

En España, según datos de la estrategia Naos existe un 16,1% de obesidad en el grupo de edad de 6 a 12 años.

En los USA, según el estudio NHAHES III la frecuencia de la obesidad en el grupo de edad de 12 a 17 años pasó del 5,7% en el periodo 1976-80, al 12% en el periodo 1991-94.

El NHAHES IV,  en el periodo de 1979 a 2000, registró un repunte del sobrepeso a un 30% y de la obesidad a un 15% en el grupo de 6 a 19 años.

¿Trascendencia de la obesidad del adolescente?

Es una enfermedad que se gesta durante la infancia y las consecuencias se manifiestan  en la edad adulta.

La mayoría de los adolescentes obesos, en torno al 80%, incluso el 90 % de los adolescentes de 15 a 17 años   lo serán de mayores y con importante patología asociada.

Las enfermedades asociadas a la obesidad son causa de padecimientos, invalidez y de un coste socioeconómico elevadísimo que se puede reducir con la prevención desde la infancia. 

¿Qué es la obesidad en los adolescentes? 

La obesidad del adolescente es una alteración del estado de nutrición con:

  • Aumento exagerado del peso corporal
  • Fundamentalmente a expensas del tejido adiposo o grasa
  • Alteraciones en la distribución anatómica de la grasa, con acumulación en región abdominal 

¿Cuáles son las causas de la obesidad en la adolescencia?

Existen factores genéticos (familias con peso), constitucionales (hábito pícnico) y factores ambientales (familia, amigos, móviles, publicidad e industria) que los modulan.

La obesidad del adolescente se debe a una descompensación entre aporte nutritivo exagerado y actividad física disminuida.

El sobrante de energía se almacena en forma de grasa en el abdomen. En esta grasa almacenada en exceso se produce un estado inflamatorio con resistencia periférica a la insulina o diabetes 2.

El origen de la obesidad del adolescente es el exceso de apetito al que se añaden, la facilidad de obtener comida de baja calidad nutritiva y el aumento del umbral de saciedad.

Todo esto explicaría que la obesidad sea tan frecuente como la malnutrición y que la obesidad predomine en clases desfavorecidas.

 

¿Cómo valoramos la obesidad?

El índice de masa corporal (IMC) es la relación entre el peso y la talla (kg/m>2). En el niño y en el adolescente el valor de este índice varía con la edad.

Disponemos de valores de la normalidad (percentiles) del IMC para los niños y adolescentes españoles sanos de ambos sexos.

Se considera sobrepeso (SP) el valor de IMC entre los percentiles 85 y 97.

Se considera obesidad (O) el valor del IMC superior al percentil 97.

Otros indicadores de obesidad son: el espesor en mm de la grasa en el brazo y en la espalda y el perímetro abdominal.

 

 Obesidad del adolescente y entorno familiar 

El entorno familiar contribuye a o dificulta el desarrollo de la obesidad en el adolescente. Algunos disturbios familiares la favorecen. A padres comedores no les llamará la atención  el apetito de su hijo ni valorarán con objetividad su exceso de peso.

La separación  de los padres altera el estado afectivo del hijo con los consiguientes trastornos del apetito y de la conducta alimentaria. Las condiciones laborales de los padres dificultan el cocinar y comer en familia. Se tiende a ser laxo con el exceso de apetito y a desviar la atención hacia problemas del metabolismo, etc.

Por el contrario una buena comprensión y puesta en práctica de la alimentación saludable contribuye al mejor crecimiento y desarrollo y a estrechar las relaciones entre padres e hijos.

 

Impacto de la obesidad en la salud del adolescente. Consecuencias. 

La obesidad del adolescente no solo es una cuestión estética sino que además desencadena una cadena de problemas en los adolescentes

  • Mala imagen corporal y baja autoestima
  • Difíciles relaciones con compañeros
  • Cansancio fácil y torpeza de movimientos
  • Falso micropene
  • Adelanto de la maduración ósea
  • Trastornos de la conducta alimentaria
  • Prediabetes 2
  • Alteraciones de las arterias carótidas
  • Hepatopatía grasa no alcohólica

Además, a largo plazo, los adolescentes obesos tienen mayor riesgo de padecer:

  • Diabetes 2
  • Colesterol alto
  • Hipertensión arterial
  • Infarto de miocardio
  • Accidente cerebro vascular

¿Cómo se puede prevenir la obesidad en los adolescentes?

El porcentaje de obesidad es mayor entre los adolescentes que en los niños por lo que debemos actuar en estos últimos y en sus familias mediante la introducción de hábitos de vida saludables que incluyen la dieta mediterránea y la actividad física también al aire libre.

Para ello, se insertan campañas institucionales y privadas en los medios de comunicación y debería incluirse la enseñanza de la nutrición en los colegios.

Una vez establecida, en el tratamiento de la obesidad del adolescente intervienen distintos profesionales: endocrinos, pediatras, pediatras endocrinos, dietistas-nutricionistas, sicólogos y monitores de actividad física.

La obesidad es una enfermedad compleja y su tratamiento abarca también la esfera síquica y la familiar.

Recientemente se han comunicado resultados de un tratamiento mixto de  intervención individual y grupal.

 

 

Dr. Manuel Ruiz-Echarri

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies