Niños, árboles y bicicletas

 

Para mantener el estado de bienestar hacen falta niños que aseguren el relevo generacional. Entre la crisis y el modo de vida imperante en la gente joven, la índice de fecundidad de las aragonesas, vuelve a descender como en los 90, en que el crecimiento vegetativo de la población fue negativo ( morían más que nacían).

En la Unión Europea, desde los 50, se ayuda a las familias con hijos, con pensiones no contributivas y medidas indirectas como ayudas para colegio y educación.

Por eso no se entienden las trabas a la apertura de un nuevo colegio en uno de los pueblos con mayor índice de natalidad de España, y con un claro déficit de plazas escolares y por el contrario se acoge con alegría la decisión del Alto Tribunal de permitir la apertura de ese colegio, justo cuando iban a comenzar las clases.

Tanto que se pueden anotar los padres que han luchado y tendrán que porfiar por mantener esta iniciativa.

Como tampoco se entiende que el Ayuntamiento decidiera talar 19 árboles  en su día, sin la oposición de los colectivos ciudadanos pedaleando alegremente por las calles que les abren.

A lo mejor, ahora, hacen una parada delante del Palacio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies