Diabetes 2, Obesidad y Vitamina D.

346152089621

 

La vitamina D tiene un papel fundamental en la regulación del metabolismo calcio-fósforo y de la mineralización ósea, pero hoy día sabemos que forma parte de un sistema hormonal complejo, con efectos en órganos y sistemas diferentes del hueso.

Se ha comprobado la presencia de receptores de la vitamina D en células del sistema inmunitario, de la mama, de la próstata, del colon, del páncreas y de los vasos sanguíneos, y se relaciona la hipovitaminosis D con neoplasias, alteraciones autoinmunes y enfermedad cardiovascular ( 1).

La frecuente constatación de niveles bajos de vitamina D en individuos obesos y una elevada prevalencia de síndrome metabólico (SM) en los mismos, ha despertado el interés por descubrir los mecanismos de esta asociación. Esto por las implicaciones que tendría el tratamiento con vitamina D de los obesos con hipovitaminosis D. Por lo que se plantea la cuestión de si debemos analizar los niveles de vitamina D de los paciente obesos.

Miñambre y cols (1) concluyen que dada la fuerte asociación entre hipovitaminosis D y SM,  podría incluirse aquella como un componente más del mismo, por lo que habrá que comprobarla las concentraciones séricas de vitamina D al estudiar un paciente de estas características, si bien hasta el momento no se puede decir que, el suplementar con vitamina D a aquellos pacientes con hipovitaminosis D mejore el SM.

En los niños y adolescentes obesos existen algunos estudios al respecto

Infante y Yeste (2) han publicado los resultados de un grupo de niños y adolescentes obesos, hallando un 48% de estos niños con concentraciones séricas de vitamina D en el rango de insuficiencia, que además son los que tienen un mayor grado de obesidad y un perfil metabólico más desfavorable.

Con el objeto de mejorar la obesidad del adolescente y su progresión a SM, en algunos países como Francia y EE UU, se están prescribiendo dosis suplementarias de vitamina D en adolescentes obesos.

Gutiérrez Medina y cols. (3) en su estudio de 120 niños obesos contra 50 controles normales, también comprobaron una mayor prevalencia de hipovitaminosis D y una concentración sérica media de vitamina D menor, en los obesos y concluyen que, los niños y adolescentes españoles con sobrepeso y obesidad, presentan niveles más bajos de vitamina D y además, que están relacionados con la resistencia a la insulina que padecen los obesos, lo que hace necesario estudios posteriores que lo confirmen.

Según datos del estudio estudio ALSALMA (4), la ingesta de vitamina D en los niños menores de 3 años, queda por debajo de las requerimientos diarios, en una época clave en la adquisición de hábitos alimenticios, ya que si comparamos los datos del estudio ALSALMA, con los del estudio ALADINO (5), vemos que la prevalencia de la obesidad se duplica de los 3 a los 8 años.

Recientemente se ha publicado en Medscape un artículo (6) en el que se hace una amplísima revisión para examinar la asociación entre hipovitaminosis D y resistencia a la insulina en adolescentes obesos, así como para analizar los efectos de corregir la hipovitaminosis D en el adolescente obeso.  Establecen el mínimo diario recomendado de 600 UI de vitamina D para todos los adolescentes hasta los 18 años.

Concluyen que los pocos ensayos clínicos utilizando vitamina D suplementaria para mejorar la resistencia a la insulina y la tolerancia oral a la glucosa en adolescentes obesos,  han demostrado efectos beneficiosos.

Estos estudios nos predisponen a examinar los niveles séricos de vitamina D en nuestros pacientes pediátricos obesos, quedando de momento a criterio del clínico la corrección de la hipovitaminosis D, dado que existe algún estudio que ha encontrado mejoría del síndrome metabólico.

(1)      Hipovitaminosis D y síndrome metabólico. http://www.elsevier.es/eop/S0025-7753(14)00023-2.pdf

(2)      Salud y vitamina D un puzzle incompleto.  http://www.analesdepediatria.org/es/salud-vitamina-d-un-puzle/articulo/S169540331200166X/

(3)      Elevada prevalencia de déficit de vitamina D entre los niños y adolescentes españoles. http://www.elsevier.es/eop/S1695-4033(13)00352-4.pdf

(4)      http://www.analesdepediatria.org/es/analisis-cuantitativo-ingesta-nutrientes-ninos/articulo/S169540331400455X/

(5)      Estudio ALADINO: Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España 2011. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Madrid, 2013.

(6)      Ther Adv in Endo and Metab. 2014;5(6):166-189. © 2014 Sage Publications, Inc. http://www.medscape.com/viewarticle/836144

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies