El pediatra y los padres preocupados con el riesgo de la vacunación .*


*Extraído del original (1)

(1) To Vaccinate or Not: Calming Worried Parents

Arthur L. Caplan, PhD, Paul A. Offit, MD. Medscape. April 10, 2014

 

Estas son algunas ideas sacadas de la entrevista que Arthur L.Kaplan, PhD realizó al Dr Paul A. Offit MD, Jefe de Servicio de Infecciosos del Hospital Infantil de Filadelfia, publicada en Medscape, April 10, 2014

La preocupación ¿Mi hijo enfermará después de vacunarlo?

Obedece al temor a que las vacunas provoquen el autismo, que  desde los años 90 y principios de los 2000.

Pero hoy en día podemos decir a  los padres que son dos cosas sin relación causal. Las vacunas no producen autismo.

Aún así, a pesar de todas la pruebas de que disponemos para asegurar esto, no acabamos de convencer a la gente, no somos conseguimos disipar sus miedos, en parte porque no disponemos de cura para el autismo.

¿Podría  tranquilizar a los padres el decirles que existen otros factores, además de las vacunas,  como causas del autismo?.

Existe una predisposición genética para el autismo, y factores ambientales tales como el ácido valpróico, la talidomida o el virus de la rubeola incrementan el riesgo pues actúan sobre el feto.

Autores como Eric Courchesne and colleagueshan demostrado anomalías en los pliegues cerebrales o en el útero y por lo tanto podemos afirmar que cuando se padece autismo se ha nacido con él.

Otra cuestión que preocupa a los padres es: ¿Son perjudiciales demasiadas vacunas al mismo tiempo?

¿Cómo tratar esta preocupación de los padres?

Podemos comparar el hecho de administrar cinco inyecciones de vacuna a la vez, con el nacimiento.

Se pasa rápidamente de la cavidad uterina, sin una solo germen, al canal del parto, con millones de bacterias que colonizan la superficie corporal.

Además, Se calcula que las bacterias existentes en nuestras mucosas tienen entre 2000 y 6000 componentes inmunológicos, frente a los 160, que son administrados por las vacunas, a lo largo de los primeros cinco años de vida.

También se puede comparar con la contaminación que adquieren los niños en su casa al gatear o al ser lamidos por el perro, sin que por ello enfermen, al contrario, el sistema inmunológico va educándose progresivamente.

Es mejor no perder la ocasión de dialogar con un padre que se niega a vacunar

a su hijo y así, al menos,  intentar evitar exponer al niño indefenso a un mundo lleno de bacterias patógenas (que causan enfermedad) en el que va habiendo una cada vez mayor incidencia de sarampión, tosferina y meningitis bacteriana.

Otra cuestión espinosa: ¿ Los padres que no vacunan a sus hijos,  tienen responsabilidad hacia los demás?

En la epidemia de sarampión de San Diego eso fue exactamente lo que sucedió. Una madre decidió no vacunar a sus hijos, se fue a Suiza y volvió cuando el niño tenía 7 años. Acudió a la consulta y permaneció en la sala de espera con el niño con tos, estornudos, fiebre, etc, síntomas de sarampión que ella desconocía. La consecuencia fue que, tres de los niños que estaban en la sala de espera, tenían menos de un año y sufrieron un sarampión severo.

Además, éticamente hay que ser consciente de que vacunar, no solamente protege a tu hijo, sino también a tu vecino.

Hasta los años 70 solo existían exenciones médicas para no vacunar pero hoy en día se esgrimen razones filosóficas y religiosas para no vacunar

¿Pero dónde está la sabiduría que dice que es mejor no vacunar que vacunar?

Estamos asistiendo a las consecuencias de tales exenciones, cuando vemos que las epidemias de sarampión y tosferina se concentran invariablemente en grupos que han elegido no vacunar a sus hijos.

¿ Este es el dilema tienes derecho a elegir exponer a tu hijo y a los que están en contacto con él al riesgo de no vacunar?.

 

Perspectiva: Extensión de las vacunas a la mujer embarazada.

Hacia dónde va el futuro de la vacunación?

El Dr Offit prevee que la próxima plataforma de la vacunación es el embarazo, para proteger al niño, durante los 2 primeros meses de su vida, en los que su sistema inmune es incompetente para responder a la vacunación, de enfermedades como la tosferina,  la meningitis meningocócica, la meningitis estreptocócica, y en un futuro frente al virus respiratorio sincitial.

Cite this article: To Vaccinate or Not: Calming Worried Parents. Medscape. Apr 10, 2014.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies