Aspectos actuales de la Obesidad

La obesidad infantil ha continuado en vanguardia de los problemas de salud durante el año 2015.

Según comenta el Dr Alan Greene en Medscape Pediatrics, la NAHNES encontró que menos del 1% de niños estadounidenses tenía una puntuación ideal de dieta saludable. Los casos de diabetes 2 iban en aumento, siendo las complicaciones a largo plazo y la mortalidad por esta causa, peores en estos niños que en aquellos con diabetes tipo I.

Nuevos datos vienen a mostar que las bebidas azucaradas, incluyendo los batidos lácteos, son un condicionante mayor de la obesidad…

Llegando a la adolescencia, la gran mayoría de niños han desarrollado ya factores significativos de riesgo cardiovascular como son:

  • la Tensión arterial elevada,
  • el colesterol alto,
  • el perímetro abdominal aumentado,
  • niveles de glucosa elevada en niños sin diabetes tipo I,

hasta el punto de que hoy en día, dos tercios de escolares presentan una de estas condiciones, que solían aparecer a mediana edad.

Se encontró una fuerte asociación entre consumir chocolate con leche y leche azucarada y diabetes tipo 2.

Y ante esta alarmante situación propone educarlos desde muy pequeñitos en las comidas familiares con abundancia de frutas y verduras variadas.

Recientemente, el Grupo de Trabajo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica, en un artículo publicado en el número de marzo de Anales de Pediatría on-line expone sus recomendaciones para tratarla y prevenir las complicaciones cardiovasculares

Las recomendaciones recogidas son:

  • promover el consumo de hidratos de carbono de absorción lenta (arroz, cereales integrales, leguminosas) y disminuir aquellos con índice glucémico alto,
  • evitar el consumo de bebidas azucaradas,
  • limitar el consumo de grasas a un 30% de las calorías totales diarias y el de grasas saturadas a un 7-10%, reducir la ingesta de colesterol,
  • evitar durante el primer año las leches de fórmula con alto contenido proteico,
  • aumentar la ingesta de fibra,
  • reducir el aporte de sodio y
  • realizar al menos 4 comidas al día evitando el consumo regular de comida rápida y de snacks.

Mi aportación. La obesidad es una epidemia que empieza en la infancia y acarrea graves consecuencias en el adulto, con un importantísimo coste social, lo que hace imprescindible su prevención desde las primeras etapas de la vida.

El programar los menús, el hacer la compra, el mirar el etiquetado de la composición de los alimentos, el enseñar la nutrición en la escuela, el divulgar la cocina saludable, el alertar sobre las consecuencias del peso, la publicidad, etc, etc, todo ello, contribuye a educar a la población y facilita la labor del pediatra que actúa conjuntamente con enfermeras, nutricionistas, sicólogos y monitores deportivos, enfocando a la familia como grupo.

En este sentido, el hacer mas accesible el trabajar con grupos reducidos de familias con problemas de peso durante varios meses, haría más efectiva nuestra labor, pues está demostrado que la interactuación estimula al individuo y viceversa, llegamos a mas gentes al mismo tiempo, con mayor adherencia y mejores resultados, al añadir a lo que ya sabemos, los consejos de los expertos.Resultado de imagen de comidas en familia

The 2015 Pediatric Research That Should Change Practice. Medscape. Feb 11, 2016.

An Pediatr. 2016;84:178.e1-7 – Vol. 84 Núm.3 DOI: 10.1016/j.anpedi.2015.06.004

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies