¿Qué es la dermatitis atópica en niños?

¿Cuáles son los diferentes tipos de dermatitis?

Dermatitis es un término inespecífico que se puede aplicar a cualquier lesión de la piel. Una de estas lesiones es el eccema. El eccema es una lesión en forma de placa bien delimitada, coloreada no muy prominente. El eccema es característico de la dermatitis atópica y se le conoce como eccema atópico.

Dermatitis atópica en niños

¿Qué es la atopia?

La atopia es un rasgo constitucional de algunos individuos que reaccionan con la producción de anticuerpos antialérgicos ante diferentes estímulos. Las manifestaciones clínicas más características de la atopia son la bronquitis asmática, la rinoconjuntivits alérgica y la dermatitis atópica.

Dermatitis atópica en niños: qué es

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel caracterizada por presentar lesiones de enrojecimiento, hinchazón, vesículas y costras, acompañadas de sequedad de piel y picor intenso, que provoca lesiones de rascado.

En los niños con dermatitis atópica, al presionar suavemente su espalda o cualquiera otra zona de la piel, un minuto después, aparece una línea sobreelevada blanca, dermografismo blanco, que en los demás niños es roja, dermografismo rojo.

Los niños que la padecen son más susceptibles a padecer infecciones de la piel, presentan hiperreactividad cutánea y disminución del umbral ante el estrés.

Puede aparecer ya en el lactante de tres meses. Evoluciona con exacerbaciones y remisiones y en un buen número de casos desaparece a partir de los 5 años de edad.

¿Qué causa la dermatitis atópica?

Se describe como un trastorno alérgico, pues en muchos casos los anticuerpos antialérgicos IgE están elevados en la sangre y aparece en niños con bronquitis asmática. Es más frecuente en niños que padecen rinoconjuntivitis o asma.

Además tiene una importante carga familiar ya que es más probable que aparezca en hijos de padres con dermatitis o con bronquitis asmáticas.

A veces debuta con la introducción de la leche de vaca o de algún alimento  sólido en la alimentación del lactante. En algunos de estos casos se comprueba la positividad de las pruebas cutáneas y de las pruebas de supresión y de provocación.

La temperatura,  la humedad  y la exposición a tejidos como la lana pueden condicionar su exacerbación.   

¿Cómo empieza la dermatitis?

Puede aparecer ya en el lactante. A veces las lesiones de la costra láctea del recién nacido, con costras grasas en cuero cabelludo y cejas y enrojecimiento de la piel de la cara, evolucionan hacia enrojecimiento de la cara con palidez alrededor de la boca y enrojecimiento de los pliegues de la rodilla y del codo.

Dermatitis atópica en niños: cómo se manifiesta

Dermatitis atópica en niños

Los tres síntomas típicos de la dermatitis atópica son:

  • Áreas de piel roja
  • Sequedad generalizada de piel
  • Picor.

Además lesiones producidas por el rascado, predominantemente vesículas y costras.

Las zonas preferentes son: la cara, el dorso de las manos, el tronco, los brazos, los muslos, los pliegues de rodillas y de los codos.

El picor aparece ya en el lactante y con él las lesiones de rascado en forma de vesículas y costras, que al secarse pueden dejar zonas de hipopigmentación. El rascado favorece la sobreinfección bacteriana.

Una vez establecida la dermatitis, la piel es seca al tacto, tiende a engrosarse y a ser más marcadas las líneas de la superficie (liquenificación).

También aparecen áreas de piel blanca en cara, tronco y muslos. 

Tratamiento de la dermatitis atópica

Para tratar el brote utilizamos apósitos humedecidos con la solución de Burrow y pomadas de corticoides de potencia moderada-baja (Hidrocortisona), dos a tres veces al día, poca cantidad bien extendida por las zonas más enrojecidas.

Los corticoides calman el picor pero también pueden utilizarse antihistamínicos sin efecto sedante por boca, como el Zyrtec® y el Aerius®

Si existe infección bacteriana sobreañadida utilizaremos antibiótico oral, cloxacilina, eficaz frente a estafilococos y a estreptococos. Se desaconsejan los antibióticos tópicos excepto la mupirocina.

En la fase de remisión es esencial mantener la higiene de la piel, su hidratación y aliviar el picor, así como evitar la exposición a desencadenantes conocidos.

Dermatitis atópica en bebés

Dermatitis atópica en niños

En el bebé se aconseja el baño. Aplicaremos aceite de baño al agua de la bañera y lo mantendremos en inmersión unos minutos. Aplicaremos la leche o el bálsamo hidratante sobre la piel mojada y lo cubriremos con la toalla sin frotar para mantener la piel mojada el máximo tiempo posible. Podemos repetir el baño hasta dos tres veces al día, si el estado del niño lo aconseja.

Dermatitis atópica en niños más mayores

Si el niño es mayorcito se puede utilizar la ducha y después de la misma aplicar el agente emoliente sobre la piel mojada.

Los agentes emolientes más utilizados han sido o son el peróxido de benzoílo, la urea y últimamente un preparado con microplata.

En casos más intensos se  pueden administrarse corticoides por boca en pauta corta.

Se utilizan inmunomoduladores como el pimecrolimus y el tacrolimus para prevenir las recaídas del brote.

 

Dr. Manuel Ruiz-Echarri

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies