Mocos y catarros en la vuelta al cole

Los virus y los catarros en niños

Los virus son microorganismos capaces de contagiar al ser humano y provocarle enfermedad.  Son más pequeños que las bacterias y solo se pueden ver con el microscopio electrónico.  Una vez en el organismo necesitan introducirse en la célula y adaptarla a él. A diferencia de las bacterias, siempre producen enfermedad.

Muchos se transmiten por vía respiratoria…

Los catarros o resfriados están producidos por los virus respiratorios. Hay más de doscientos virus respiratorios. Los más habituales son los rinovirus.

Mocos y catarros en la vuelta al cole

El niño pequeño tiene gran susceptibilidad a los catarros debido a su inmadurez inmunológica razón por la que duran más que en el niño mayor y tienen una sorprendente tendencia a repetirse.

El foco de infección es el niño acatarrado que transmite el virus por las gotitas de Pflüge que salen al aire con la tos y con el estornudo y contagian tanto más cuanto más cercano esté el huésped como sucede en colegios y guarderías.  También se incluyen las manos como mecanismo de transmisión. El frío, los cambios bruscos de temperatura y la falta de abrigo tras haber sudado son factores coadyuvantes.

El virus provoca inflamación catarral en la mucosa de la nariz que produce el moco que nos ocupa en este tema. 

Moco y catarro en bebés

Moco en la nariz de bebés y niños y catarro están íntimamente ligados. El niño tiene mocos porque se acatarra.

La vía respiratoria, desde la nariz hasta los bronquios está tapizada por epitelio mucoso. Al respirar el aire por la nariz y la boca penetran los virus y producen inflamación de dicho epitelio.

La inflamación es debida a un mayor flujo sanguíneo por los capilares con dilatación de sus paredes  y extravasación de suero (moquita).

Mocos y catarros en la vuelta al cole

Además, las glándulas mucosas vierten secreción espesa (mucina) o moco a la luz de las fosas nasales con objeto de confinar los virus invasores para que no progresen a tractos inferiores del árbol respiratorio.

Este moco queda ocupando la nariz y sale de ella espontáneamente o con la presión del sonado al expulsar el aire con la boca cerrada.

 

¿Qué significan los distintos colores del moco?

Es normal que el moco pase de “moquita” a moco amarillento y a moco verdoso, sin que esto signifique que está contaminado por bacterias y precise tratamiento antibiótico.

Si el moco dura más días de lo normal habrá que llevar al niño a su pediatra.

 

Mocos con sangre: causas con las que alarmarte.

Ocasionalmente, debido a ese mayor aflujo de sangre a esos pequeños capilares, a la tos y al estornudo, alguno de estos puede romperse y sangrar.

La sangre en los mocos en forma de vetas rojas que lo tiñen parcialmente es consecuencia de ese pequeño sangrado capilar. No es señal de agravamiento del proceso y no tiene porqué alarmarnos.

 Mocos y catarros en la vuelta al cole

Evolución del moco

El catarro comienza con o sin fiebre, malestar, moquita y estornudos. En uno a tres días desparece la fiebre y comienza la tos y el moco más espeso. Este moco dificulta la respiración por la nariz, hace perder el apetito, entorpece el sueño,  altera el comportamiento del niño y siembra la intranquilidad en los padres.

Este proceso suele durar de una semana a diez días y se repite con extraordinaria frecuencia desde el año a los tres a cuatro años debido a la inmadurez inmunológica explicada antes.

Las molestias lógicas del catarro por si solas ya son motivo de contrariedad en un niño tan pequeño pero además la repetición preocupan a los padres porque

  • Piensan que puede tener algo más que un simple catarro, por ejemplo alergia.
  • Porque piensan que está bajo de defensas.
  • Porque piensan que puede dejarle secuelas.

La persistencia del moco, la presencia de fiebre más allá de los primeros días, el incremento de la tos o la aparición de dificultad para respirar son indicios de complicación. Entre tales complicaciones citaremos como más frecuentes:

  • Sinusitis
  • Otitis
  • Laringitis
  • Bronquitis
  • Neumonía

 

¿Cuánto dura el catarro en niños?

Suele durar entre una y dos semanas si no surge ninguna complicación, aunque a veces “enlazan uno con otro”.

 Mocos y catarros en la vuelta al cole

Tratamiento del catarro en niños

El tratamiento incluye medidas generales y medicamentos.

Entre las primeras mencionaremos permanecer incorporado durante el sueño para aliviar la tos, ofrecer agua con frecuencia, no forzar a comer, fraccionar la toma de alimento y humidificar el ambiente.

Los lavados nasales con suero fisiológico pueden repetirse durante día y noche.

Medicamentos

Con los fármacos tratamos de aliviar los síntomas, pues como sabemos los antibióticos no actúan frente a los virus

Son útiles el paracetamol (15 mg/kg y dosis, no más de tres dosis al día) por sus efectos antitérmico y analgésico y el ibuprofeno (20mg/kg/día repartido en tres dosis) por sus efectos antitérmico, analgésico y antiinflamatorio.

El antitusivo que más aconsejable es el dextrometorfano. También algún preparado homeopático.

Mocos y catarros en la vuelta al cole

Otros antitusivos (con codeína), los descongestivos nasales (con seudoefedrina) y los mucolíticos, todos ellos están desaconsejados en niños menores de dos años incluso en menores de 4 años, por haberse registrado reacciones adversas  frente a fármacos. Está contraindicado  el uso de la codeína y de la seudoefedrina en niños.

Prevención

  • No existe una vacuna anticatarral que no sea la antigripal.
  • Los estimulantes de las defensas se utilizan por su efecto placebo.
  • Estudiaremos los catarros de repetición cuando haya síntomas acompañantes o persistan más allá de los cuatro años de edad.
  • Consultar con el pediatra para prevenir complicaciones del catarro en curso.
  • El lavado de manos es muy importante para evitar la propagación de los virus del catarro.

 

Consejos para el catarro o resfriado en los niños

  • No llevarlo a la guardería si tiene fiebre.
  • No llevarlo cuando mas tose.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • No llevarlo a la piscina cuando está acatarrado.

Dr. Manuel Ruiz-Echarri

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies