Lactancia materna del recién nacido

Lactancia maternaDurante los primeros meses de vida la alimentación del bebé va a ser exclusivamente a base de leche materna. La primera toma quizá sea la más fácil y reconfortante pues tienes la satisfacción de tener por primera vez a tu bebé junto a ti, pero, aunque las siguientes cuesten un poco más, pronto conseguirás darle con soltura y tranquilidad.

Nada más nacer el niño permanecerá contigo en tu pecho, tomando tu calor y buscando tu alimento. Luego subiréis a la habitación y permanecerá con vosotros las 24 horas.

¿Cómo dar el pecho a un bebé?

En la clínica le darás tumbada de lado, dejando que el pecho cuelgue. El niño quedará tumbado en la cama y lo aproximarás para que su cara contacte con el pecho y busque el pezón. Pronto cogerás la postura y el bebé irá agarrando el pezón y succionando. Pasados un par de días, comenzarás a notar tu pecho duro y tenso.

Ya en casa te acomodarás en un asiento, con el pecho colgando, el niño recogido con tu brazo, aproximándole al pezón y permitiendo que busque y lo coja y lo abarque bien con los labios. Al final el niño quedará  saciado y deberás incorporarlo para que eructe y tú harás higiene de tus pezones para evitar las grietas.

A la semana de vida pasará su primera visita por el pediatra, y para entonces, ya serás una mamá con más seguridad en la lactancia. Se trata, entre otras cosas, de ver que el bebe ha recuperado el peso de nacimiento. De no ser así, repasaremos la técnica de amamantamiento y esperamos otra semana.

Las dudas más frecuentes que planteáis en esta primera visita son referentes a la expulsión de los aires, el llanto e intranquilidad entre las tomas. También hablamos de la deposición (que será una o varias en cada toma, más o menos consistente), pequeños problemas que os agobian pero que no tienen ninguna trascendencia y se resolverán regulando un poco la alimentación. 

Ventajas de la leche materna

La leche materna es el mejor alimento para el lactante durante los primeros meses de vida. Cubre las necesidades nutricionales para su adecuado crecimiento y desarrollo físico, y desde el punto de vista emocional, le asegura el establecimiento de un buen vínculo madre-hijo. También fomenta una adecuada relación de apego seguro con su madre, ambos esenciales para un correcto desarrollo como persona independiente y segura. Por todo ello, la lactancia materna es considerada el método de referencia para la alimentación y crianza del lactante y el niño pequeño”. 

Lactancia materna

Lactancia materna y sus beneficios

En el siguiente enlace podéis ver la lista completa de beneficios para el bebé, así como para la mamá y para el medio ambiente

Pero me gustaría dirigir vuestra atención hacia estos dos, que son en los que más se ha investigado últimamente:

  • Contiene factores protectores contra infecciones y enfermedades
  • En la edad adulta, hay menor probabilidad de presentar enfermedades como sobrepeso, obesidad y diabetes tipo 2.

Sin  olvidar el fortalecimiento del apego entre la mamá y el niño. 

Lactancia materna a demanda

El pecho satisface las necesidades nutritivas del bebe pero siempre surgen muchas dudas entre los padres primerizos:

  • ¿Cuántas veces al día debe comer un bebé?
  • ¿Cada cuánto tiempo hay que amamantar?
  • ¿Qué cantidad de leche toma un bebé?
  • Si se le da más, ¿engordará más?

Son preguntas que están en el pensamiento de cualquier padre y que responden a la importancia que tiene la lactancia materna en la crianza del bebé. Los expertos han establecido que la lactancia materna a demanda es la mejor para conseguir el desarrollo ideal del bebé y el bienestar de la madre.

Es la manera de amamantar que aconseja la OMS y el Comité de Lactancia Materna de la AEP pues evita malestar del niño y fortalece el apego mutuo y mejora la autoestima de la mamá y la autoconfianza del niño el día de mañana. Además aconsejan lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida y lactancia materna con otros alimentos durante los dos primeros años.

El Comité de Lactancia Materna de la AEP plantea el deber moral de la sociedad de facilitar todo lo posible la lactancia materna a demanda, abogando por “medidas educativas y legislativas para que tanto las madres como sus hijos puedan ejercer ese derecho en el modo y lugar que necesiten”.

La primera toma del bebé es nada más nacer poniéndolo sobre el pecho de su madre piel con piel para que reciba su calor y su cariño. Luego debe facilitarse la cohabitación hasta que sea dado de alta y la mamá se lo pondrá al pecho cuantas veces quiera de 8 a 20 veces, sin límite de tiempo, sin administrarle otro tipo de líquido o de biberones.

Al principio sale “calostro” que es una leche amarillenta y espesa, rica en proteínas y calorías apropiada para cubrir las necesidades de los primeros días, en los que a pesar de todo se dará una pérdida de peso de hasta el 10%.

En el terreno práctico, lo pondremos al pecho cada vez que busque o que llore y si poco después de acabar si sigue buscando. Aun así el niño llora y sigue incómodo. Este tipo de situación desasosiega de los padres y es motivo de consulta muy frecuente.

Os preguntáis si tendréis que despertarlo por la noche para que tome. El alimento recibido durante al día, sus reservas y el gasto energético mínimo durante el sueño, permiten un reposo nocturno de seis horas sin ningún perjuicio, por el contrario el descanso es reparador para todos. Transcurrido el primer mes, mamá y bebé se han acoplado sin problemas y el ritmo y el tiempo de las tetadas estarán perfectamente regulados. 

Qué es la lactancia mixta

Se llama lactancia mixta a la que combina la leche materna con la leche de fórmula, que es leche de vaca en polvo “humanizada” o modificada sobre todo en su composición de proteínas, para que se parezca lo más posible a la materna.

Lactancia materna

Puede ser

  • Coincidente: damos el biberón después de la toma de pecho.
  • Alternante: damos una toma de pecho, otra de biberón.

También puede ser transitoria en niños que no hayan engordado bien los primeros días. Los motivos de instaurar la lactancia mixta son variados:

  • Ganancia de peso insuficiente.
  • Por dificultades de la mamá: grietas en el pezón, horarios, trabajo….

El biberón se prepara, mezclando agua y leche en polvo en su debida proporción (13%). Los biberones más aconsejados son los de cristal. La cantidad de biberón que daremos es muy variable, depende del apetito y de la edad / peso del bebé pero lo más importante es respetar la proporción de polvo y agua (un cacito raso de polvo por cada 30 ml de agua).

Con la lactancia mixta no impedimos la formación de leche por la madre, pues el niño sigue tomando pecho varias veces al día y como bien sabemos, la succión es estímulo fundamental para la secreción láctea. Ambos tipos de lactancia, pecho y biberón,  son perfectamente compatibles pueden solucionar problemas de saciedad, de engorde escaso, de horarios, y contribuir al sosiego en la lactancia del bebé.

No se considera lactancia mixta el dar la leche de la mama, extraída con sacaleches o por expresión manual, en el biberón. La leche que la mama se ha extraído se puede guardar en la nevera durante varias horas y durante dos a tres semanas en el congelador, sin que pierda alguna de sus propiedades nutritivas. Tanto la lactancia mixta como la leche de la mamá en el biberón son un recurso útil para compatibilizar horarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies