Hormona de crecimiento e IGF-1 en niños

Las ultimas recomendaciones para el uso de la hormona de crecimiento y de la IGF-1 (insuline growth factor-1) en niños USA, fueron dadas a conocer recientemente.

Según Medscape,  “la Sociedad de Endocrinología Pediátrica ha editado las nuevas directrices para el tratamiento de niños y adolescentes con baja talla por déficit de GH (Growt Hormone), baja talla idiopática (BTI) y déficit primario de IGF-1 .

El documento fue publicado en  Hormone Research in Paediatrics , actualiza las indicaciones de la sociedad y por vez primera informa sobre el uso terapeútico de IGF-1 recombinante, así como del tratamiento con GH.

En opinión de la autora prinicipal, Dra Adda Gimberg “mientras que el tratamiento evoluciona, existen todavía importantes lagunas de conocimiento; principalmente en lo que se refiere al resultado a largo plazo de la altura».

Los autores remarcan que:

  • ya que una buena parte del tratamiento de la baja talla está basado en el supuesto de que una mayor altura mejorará la calidad de vida, será necesario validar medidas adecuadas de la misma.
  • Además, los hospitales y clínicas deberán adoptar valores normales y métodos de medida universales de IGF-1 y de GH.
  • Son los pediatras endocrinólogos quienes deben manejar la evaluación y el tratamiento de estas afecciones.
  • Asimismo reiteran la importancia del tratamiento individualizado a medio plazo.
  • El tratar con rhGH puede ayudar a los niños muy bajitos a ganar cm, pero también los expone a una potente hormona de la que todavía desconocemos las implicaciones a largo plazo en su totalidad”.

Los beneficios del tratamiento del déficit de GH severo sobrepasan a los perjuicios.

En 1985 la Food and Drug Administration (FDA) aprobó el tratamiento con  recombinant human growth hormone (rhGH) para la secreción inadecuada endógena de hormona de crecimiento.

En 2003 se amplió la indicación a los casos de BTI, entidad que incluye a niños y niñas que están por debajo de -2,25 ds, que equivale a una talla adulta inferior a 160 cm para el varón y menor de 150 cm para la mujer.

En 2005 se aprobó el el tratamiento a largo plazo con IGF-1, de pacientes con fallo de crecimiento debido a déficit primario severo de IGF-1 (niveles de IGF-1 y altura a -3 ds), pero no para el déficit secundario a déficit de GH, malnutrición, etc.

Los autores de estas recomendaciones,  evaluaron las pruebas, desarrollaron recomendaciones y concluyeron que:

“Los niños con déficit severo de GH se benefician claramente del tratamiento, tanto es así que, los beneficios sobrepasan claramente a los perjuicios potenciales”.

Para los casos de BTI sin déficit de GH, el tratamiento supone una llamada al juicio.

Para estos niños los beneficios son inciertos y de menor magnitud.

Además, el coste es difícil de justificar.

Los autores aconsejan contra el uso rutinario del tratamiento con rhGH para los niños con BTI, recomendando en su lugar una consideración conjunta y una decisión compartida con los padres, sopesando las cargas psicológicas y físicas para el niño, los riesgos y los beneficios.

El tratamiento del déficit de GH con rhGH,  proporciona beneficios de salud más allá de la altura, pero el tratamiento de la BTI con rhGh, solo beneficia a la altura.

Ademas, a diferencia de los pacientes con déficit de GH, no todos los pacientes con BTI aumentan su altura en respuesta al tratamiento con rhGH. Por lo que la decisión de tratar la BTI constituye una llamada al juicio.

Aun así,  algunos padres de niños bajos, demandan tratamiento hormonal y asumen costearse el tratamiento.

Y además, según el Dr Grimber y cols, hay un sesgo de género según el cual los niños con BTI serán tres veces mas probablemente tratados que las niñas con BTI”.

En España, estas son las indicaciones en niños, aprobadas por la Agencia Española del Medicamento, según nota informativa 2005-08 y subvencionadas por los Servicios Públicos de Salud de cada Comunidad Autónoma, así como por las mutualidades ISFAS y MUFACE:

  • Retraso de crecimiento debido a deficiencia de hormona de crecimiento (HC).
  • Retraso de crecimiento en niñas debido a disgenesia gonadal (Síndrome de Turner).
  • Retraso de crecimiento en niños prepuberales debido a enfermedad renal crónica.
  • Trastorno del crecimiento en niños con crecimiento intrauterino retrasado (CIR), con un peso y/o longitud en el momento de su nacimiento por debajo de -2 DE, que no hayan mostrado una recuperación en el crecimiento a los cuatro años o posteriormente.
  • Síndrome de Prader-Willi (SPW).

En el año 2008, a estas indicaciones se añadió otra:

  • Deficiencia de crecimiento debida a alteración del gen SHOX

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies