Hiperactividad y crecimiento

La repercusión del tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad (tda-h) sobre el crecimiento es un tema controvertido.

Concretamente se cree que el uso durante años del metilfenidato puede disminuir  la talla definitiva.

dav

Valverde e Inchauspe en una revisión bibliográfica sobre el tema, advertían del perjuicio del uso prolongado del metilfenidato sobre el crecimiento, sin mejoría de los síntomas, como ya decían los resultados del Multimodal Treatment Study (MTA)

Este estudio ha sido finalizado y Medscape ha editado un artículo sobre el mismo.

“Los niños con tda-h tratados con estimulantes que continúan tratamiento cuando son adultos, pueden ver disminuida su altura final sin experimentar mejoría de sus síntomas, según resultados definitivos del estudio longitudinal a largo plazo, The Multimodal Treatment Study (MTA).

El MTA hizo ver que aquellos pocos que continuaron con medicación de adultos, no mostraron diferencias en los síntomas con aquellos que  interrumpían temporalmente la medicación, o con los que la abandonaron definitivamente.

Sin embargo, la altura media del grupo que continuó tratamiento, fue 2 cm menor que la de los que lo suprimieron. La dosis acumulativa equivalente de metilfenidato recibida por los que continuaron tratamiento, podría alcanzar 100.000 mg

El estudio es continuación del Multimodal Treatment Study of Children with ADHD, que inicialmente era un seguimiento a 14 meses de  579 niños de 7 a 9,9 años de edad.

Posteriormente  se incluyó  un estudio longitudinal a largo plazo, en el que participaron 515 del estudio original, asi como otros 289 niños elegidos como grupo control. De estos últimos, 258 no tenían tda-h.

Los participantes se valoraron 8 veces, 2 a 16 años despues del inicio y se registraron:  el número de días que los pacientes recibieron medicación estimulante y las dosis diarias desde la valoración previa.

Los participantes se clasificaron como negligentes (23,5%),  inconsistentes (61,5%)consistentes (7,4%) según la constancia en la toma de la medicación. Al alcanzar la edad adulta se les aplicó la escala Conners para determinar la persistencia de los síntomas.

El sequimiento longitudinal en adultos se consiguó en el 92,4% del grupo tda-h y en el 93,4% del grupo no tda-h.

Las dosis acumulativas para cada grupo fueron de 2.153mg, 60.567mg y 117.102 mg para cada grupo respectivamente.

 

Se encontraron diferencias en cuanto a la severidad de los síntomas entre el grupo total y el grupo control, pero no se encontraron diferencias en la puntuación de los síntomas, al comparar entre sí los grupos con diferencias de adhesión a la medicación, lo que apunta hacia que la continuidad de la medicación no reduce la severidad del cuadro clínico.

Respecto a la altura adulta, se determinó que los participantes del grupo total eran 1.29 ± 0.55 cm mas bajos que los del grupo control.

Incluso se encontraron diferencias de altura al comparar los grupos con diferente adhesión a la medicación, a favor de los que habían tomado menos dosis acumulativas.

 

Para el Dr Swanson, lo más importante de estos resultados es que proporcionan información de una muestra muy bien diseñada, con un seguimiento a muy largo plazo, y un muy buen mantenimiento de la misma,  como para responder con fiabilidad a la cuestión de si los efectos sobre el crecimiento perdurarían mientras tomaran la medicación.

Los autores sugieren desarrollar estrategias para disminuir la dosis acumulativa, combinando intervenciones sociales y del comportamiento, e insisten en que, si bien la reducción del crecimiento puede no ser significativa, lo importante es identificar el mecanismo subyacente.»

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies