Coraje

 

Coraje frente a su pequeño mundo, que le arrebató a su marido y la expulsó de su pueblo para volver a su casa, en su “Patria”*. 


 

Fueron  dos familias amigas ellas se conocían desde niñas hablaban de ventana a ventana se lo contaban todo de vez en cuando iban a merendar chocolate con churros a una cafetería del centro de la capital al salir se encontraban con la manifestación ellos eran pareja de mus y andaban juntos los domingos en  bici con la cuadrilla no tenían secretos eran amigos se querían.

MIREN

Miren es parca en palabras, parece seca/desabrida, cocina bien/muy bien su casa es su dominio  y dirige sin contemplaciones.

A Joxe Mari chicarrón/noble  le contagió el ambiente  se radicalizó entró en la lucha formó  comando atentó delatado cayó preso  y ahora cumple condena lejos de casa. Miren a muerte con él.

Arancha ha estado y está contra el fanatismo no teme a su madre ni a su hermano se encara con ellos se casó un españolista que luego la abandonaría estuvo años sin hablarse con su madre cuando se separó volvió a casa, “ ¿puedo pasar a comer?, anda chica pues claro que puedes”  luego  quedó inválida y su madre la recogió no se vale por si misma pero sigue con su coraje, Miren con el suyo apoyando a los presos.

Gorka era otra cosa su euskera  agobiado por el ambiente también se fue y hace su vida, se las arregla, es feliz.

Joxian  jubilado  sigue jugando al mus yendo en bici ahora sin el Chato pero en cuadrilla y cuidando su huerta que se mantiene en pie con la tierra de Tudela que un día le trajera su amigo ahí le aborda Bittori sin que se entere Miren.

Un día en secreto con Miren y la bici hasta la tumba de su amigo  permanecieron un ratito juntos y al poco le dijo que la esperaba fuera cogió su bicicleta y echó a andar Bittori volvió la cabeza y lo vió alejarse entre  las filas de cipreses llorando desconsoladamente.

BITTORI

Al Chato le fue bien con su empresa de camiones de transporte hizo patrimonio por eso le pidieron impuesto o que se atendría a las consecuencias pagó como pudo pero así y todo un día de lluvia un encapuchado lo mató de dos tiros en el pecho a cincuenta metros de su casa  ni pudieron enterrarlo en el pueblo pues el cura, ni nombrarlo quiero,  no quiso hacerle  funeral.

Bittori  luto en el alma sola pues Nerea frívola a quien su padre protegió quiere hacer su vida  sin que la reconozcan como hija de un asesinado por la banda se casó con un bon vivant  y ahora se han separado y Xabier rechazó a la mujer que lo amaba amándola dedicado a su medicina vela por su madre a quién ve con algo serio.

Bittori acude a menudo al cementerio y se sienta  sobre la tumba y habla con él  Chatico le nombra como si estuviera allí le da coraje encima tener que esconderse le dice y decide volver a su casa del pueblo a ver por qué no  quien se lo va a impedir enciende las luces  pone macetas con geranios en las ventanas irritados, esa,  la loca, así dice de ella la que fue su amiga cada vez menudean mas las visitas la ignoran la evitan les provoca más de uno y de dos en el pueblo la querría hablar pero solo una se acerca a ella.

TODOS

Arancha

Su ictus la dejo espástica lo intenta con la rehabilitación pues solo maneja una mano y no puede hablar por lo menos mantenerse de pie unos segundos lúcida de mente esgrime su  i-pad y con la inestimable ayuda/cariño de Celeste su cuidadora y la entrega/que remedio de Miren su madre que la asean sale a pasear cada día en su silla empujada por Celeste.

Es la única en el pueblo que habla con Bittori está con ella contra su madre y contra su hermano. Bittori le dice que quiere saber si fue su hermano el que disparó al Chato y quiere que le pida perdón por lo que les han hecho.

Joxe Mari

En prisión, después de tantos años, cada vez habla menos y piensa más, acaba abandonando la banda.

Bittori

Joxe Mari le ha dicho que él no  fue el asesino de su marido y le ha pedido perdón.

“Kaixo, Bittori

De acuerdo con el consejo de mi hermana,  te escribo. Yo soy de pocas palabras, así que voy al grano. Os pido perdón a ti y a tus hijos. Lo siento mucho. Si podría dar marcha atrás al tiempo, lo haría, no puedo. Lo siento. Ojalá me perdones. Ya estoy cumpliendo mi castigo.

Te deseo lo mejor,

Joxe Mari”

Ya tiene lo que quería. Va a morir pronto pero la enterrarán junto con su Chato y en su pueblo.

MIREN Y BITTORI

El mismo día que Bittori recibió la nota de perdón, cuando una volvía a casa y Miren iba al encuentro de Arancha, se vieron a lo lejos, desde la distancia ninguna quiso evitarse así que justo cuando se cruzaron se abrazaron breve y se dijeron …”nada, no se dijeron nada”.

*“Patria”,  es una novela de ©Fernando Aramburu editada por Tusquets editores. 2017. 15ª edición.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies