¿Cómo debe ser la dieta de un niño?

 

La alimentación del niño debe proporcionar los nutrientes adecuados para un buen funcionamiento del organismo y un correcto crecimiento. Además, debe ser variada, apetitosa, saciante y saludable.

Los nutrientes son:

  • Energéticos (carbohidratos y grasas)
  • Formadores (proteínas)
  • Reactivos (minerales y vitaminas).

Son fuente de carbohidratos:

  • Animal: la lactosa de la leche y la miel.
  • Vegetal: la glucosa (azúcar de uva, azúcar de caña), la levulosa (azúcar de fruta), el almidón (los cereales), la celulosa.

Son fuente de grasas:

  • Animal: mantequilla, leche, queso, yogurt, yema de huevo, pescado, carne, etc.
  • Vegetal: aceites de: oliva, palma, girasol, soja, cacahuete, etc.

Son fuente de proteínas:

  • Animal: leche, huevo, pescado, carne.
  • Vegetal: frutos secos (almendra, nuez), leguminosas (judía, lenteja, garbanzo) y cereales.

La dieta debe estar repartida entre los tres principios inmediatos en la siguiente proporción: 55% hidratos de carbono; 30% grasas; 25% proteínas. La alimentación completa y variada asegura además las necesidades diarias de minerales y de vitaminas.

Etapas de la alimentación infantil

Alimentación durante la lactancia

Durante los primeros meses las necesidades nutritivas están cubiertas por la lactancia, bien sea materna o con biberón. Tanto una como otra cubren las cantidades diarias recomendadas de calorías, principios inmediatos, minerales y vitaminas. Únicamente la leche materna es fuente escasa de vitamina D y por eso se les suplementa con gotas de la misma.

Alimentación complementaria del lactante

A partir del 4º a 6º mes introducimos papillas y purés,  porque la leche como único alimento resultaría insuficiente para cubrir sus necesidades y porque su aparato digestivo está preparado para recibir alimentos más complejos, según pautas de la AEP y de la ESPGHAN.

El 2º año es de tránsito hacia  la alimentación sólida, con purés mas trabados, pescado desmenuzado, pasta con bechamel, carne  picada, galleta integral y trozos muy pequeños de frutas. A esta edad puede seguir tomando purés, sin olvidar leche y yogur como fuente de calcio para la formación de masa ósea.

Alimentación en el niño Preescolar y Escolar

Al comenzar el tercer año el niño con sus ocho premolares puede masticar y formar el bolo alimenticio. Este tercer año es muy importante para comenzar a inculcar hábitos alimenticios básicos, como comer sentado, masticar bien y respetar las cuatro a cinco comidas diarias.

Estos hábitos deben fortalecerse en el periodo de los tres a seis años después de los cuales ser cada vez más difícil modificar sus costumbres.

Es una época recomendable para introducir la alimentación saludable para toda la familia. Está hábitos hay que instaurarlos con perseverancia y solidaridad. Los más importantes son:

  • Cinco comidas diarias
  • Preparar las comidas siguiendo la pirámide nutricional (cocina mediterránea)
  • Restringir: bollería industrial, embutidos y bebidas azucaradas

A partir de los seis años empieza la etapa escolar, en la que aparecen con frecuencia celebraciones y comidas fuera de casa. Por ser muy frecuentes, habrá que tratar de disminuirlas, o al menos restringir la cantidad de comida no saludable en cada “compromiso”.

Cómo se debe alimentar un adolescente

Llegamos a esta etapa con un buen porcentaje de nuestros niños obesos, con la influencia de las redes sociales y la aparición del grupo que tanto condiciona es estilo de vida de nuestros jóvenes.

Generalmente todo va bien, pero si hay problemas, tendremos que tratar cada caso con tacto pues entran en juego variadas influencias y es muy importante la psicología. Puede incluso, que nuestro hijo al que hemos educado en esos hábitos saludables, los abandone, pero este ya será otro capítulo.

Trastornos alimenticios en niños y adolescentes

Malnutrición infantil calórica y proteica

El caso extremo es el Kwasiorkor, por un déficit prolongado de calorías y de proteínas, cuando solo es alimentado con harinas. Pueden coexistir con déficits de determinados nutrientes, con cuadros clínicos muy bien definidos:

  • El calcio y el fósforo, osteomalacia
  • El hierro, anemia
  • El Iodo, bocio endémico. Sal iodada a la embarazada.
  • El flúor, caries
  • El cloro, el sodio y el potasio , deshidratación, trastorno cardiaco

Déficits vitamínicos:

  • Vitamina A: ceguera nocturna o hemeralopía. Pelagra
  • Vitamina B1: beriberi
  • Vitamina C: escorbuto
  • Vitamina D ( falta de irradiación solar): raquitismo
  • Vitamina K (falta de alimentación en las primeras horas del recién nacido): sangrado. Por este motivo se le pone una inyección de vitamina K al niño, al nacer.

Pero en nuestra sociedad se dan otro tipo de problemas con la alimentación, más propios de la abundancia de alimentos que de la escasez.

Obesidad infantil

Anorexia Nerviosa

Niño mal comedor

Hay lactantes y niños que, para desespero de sus mamás, nunca tienen apetito o se sacian con muy pocas cantidades. Esto es motivo de gran ansiedad y preocupación pues le asusta pensar que se van a desnutrir. Para colmo, siempre hay uno de la misma edad que está el doble… El niño está contento, no le descubrimos ninguna alteración, tiene los análisis normales, y aunque por los límites bajos, va ganando peso y talla.

También en el niño mayorcito, al que le cuesta desayunar, que nos advierten del comedor escolar de que no hay manera de hacerle comer.

Deberemos ser compresivos con los padres y transmitirles que hay que darle de comer lo mismo que a todos, pues si le insistimos mucho rechazará más la comida. Intentaremos respetar los horarios de comidas y ofrecerle cinco: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Repartir de la siguiente manera las comidas principales: la mitad hidratos, una cuarta parte cereales, una cuarta parte fruta y verduras. Además un lácteo. Agua.

Alimentación caprichosa

La exposición a alimentos no saludables (bollería industrial, bebidas azucaradas, batidos, etc.) en comercios, máquinas de vending y la publicidad agresiva en TV e internet, tiene gran influencia en la adquisición de los trastornos alimenticios que afectan a nuestros niños: inapetencia, malos hábitos de alimentación y obesidad. No es bueno darles el postre antes de la comida o en lugar de la merienda, ni acostumbrarlos a un premio.

Comida sana para niños

La comida saludable para un niño es la que le proporciona diariamente los nutrientes necesarios, en su justa medida, utilizando los alimentos debidamente tratados y cocinados y no ocasiona perjuicio a su salud. Estos principios los cumple perfectamente la cocina mediterránea que es la base del plan e-saludable, que podéis ver aquí.

Libros consultados

  • José Antonio de Paz Garrido. Pediatría Preventiva y Social. Tercera Edición. Tomo 1. 1977. Requerimientos nutritivos del niño 171:179.
  • A Sarría Chueca. Luis Moreno Aznar. Mi niño ¿es obeso?. Mira editores. 1ª edición, septiembre 2010.

Publicaciones consultadas

Lectura recomendada

  • Dr Eduardo Estivill y Montse Doménech ¡A comer! Método Estivill para enseñar a comer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies