cólico del lactante

         images[6]El cólico del lactante es una situación muy frecuente que causa gran intranquilidad en los padres y aunque no es grave, requiere paciencia y habilidad para su tratamiento.

Confía en tu pediatra; siempre será quien mejor te aconseje.

           Problema. El bebé es algo nuevo para nosotros. Queremos lo mejor para él. Nos preocupa si está bien o no. No nos atrevemos a tocarlo pero sentimos la necesidad de cogerlo. Son miedos e inseguridad que van desapareciendo en pocos días.

El recién nacido o duerme o llora. Si duerme nos preocupa y si llora también. Si duerme lo tocamos a ver si se despierta. Si llora nos vemos en la necesidad de aliviarlo y de saber si está enfermo.

Probablemente en la Maternidad te hayan dicho que si está dormido y respira tranquilo no debes preocuparte y que si llora procures conservar la calma, que estés cerca de él, lo pongas de lado, lo acunes y si no queda más remedio lo cojas a ver si calla. Si tienes suerte, a lo mejor echa un airecito y se tranquiliza….

Pero a pesar de todo está incómodo, protesta, llora, “le doy de comer, lo pongo al pecho, empieza muy ansioso pero pronto se pone a llorar desconsoladamente y se retira, termina la toma y llora, lo acuesto y llora, le doy otra vez por si tiene hambre y se pone peor…, es un llanto agudo, chilla, grita, se retuerce, algo le tiene que pasar…estoy angustiad@”.

Suele ser la manera en que un padre presenta el problema de su bebé.

Respuesta. Si es así, lo más probable es que tu niño tenga un problema que se llama cólico del lactante, cuya causa no conocemos con certeza ( intolerancia a lactosa, a proteínas vacunas, acúmulo de gases, estreñimiento, flora intestinal, constitución, ….) pero sabemos que es propio del primer trimestre y es muy probable que al 4º mes, ni te acuerdes de que existió.

Evidentemente es un llanto de malestar, de dolor, que no se alivia acunando, por lo que intentaremos calmarlo cogiéndolo, cambiándolo de posición en nuestros brazos o en nuestro pecho, paseando con él, incluso pasearlo en coche por la calle.

Ante esta situación lo primero que debes hacer es consultar con tu pediatra que excluirá patología, otra causa de llanto, y te dará consejos para mejorarlo.

Muchos casos se pueden aliviar, si la mamá le da el pecho, evitando que ésta tome leche de vaca y si le da biberón, dándole un hidrolizado más o menos extenso de proteínas, una leche de soja…

Tenemos fármacos para mejorar esta situación: aliviarle el dolor, analgésicos; otros disuelven los gases o aportan flora intestinal, o flora con fermentos intestinales; laxantes si va estreñido…

También se utilizan posturas y técnicas de masaje que pueden resultar efectivas.

Y siempre el seguimiento por su pediatra que verificará el buen engorde y al salud del niño y te transmitirá tranquilidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies