Chupete sí o chupete no

El chupete es un artilugio que se da a los bebés para que estén tranquilos y no lloren. No tiene más misión y sus inconvenientes son escasos, quizás el más importante sea su poder adictivo con la consiguiente dificultad para quitárselo cuando es mayor.

Tiene forma de pezón y trata de sustituir al de la madre cuando no está agarrado al pecho.

El  recién nacido tiene reflejos arcaicos que desaparecen con el desarrollo, a medida que entran en acción estructuras nerviosas superiores que le van dotando de funciones más complejas como la motilidad voluntaria, la coordinación  y el poder de relación con el entorno mediante los órganos de los sentidos.

Uso del chupete en bebés

Chupete durante la lactancia

Entre estos reflejos se encuentra el reflejo de la succión que sirve para el amamantamiento durante el primer año de vida.

Es bastante complejo y requiere coordinar los músculos de la boca y de la lengua con le deglución, pero aún así el recién nacido chupa y ¡con qué fuerza desde el primer minuto de vida!

Además resulta placentero para nuestro bebé y fortalece el apego con la mamá.

El llanto en el bebe es habitual cuando está despierto y no necesariamente significa que algo va mal.

Pero nos preocupa que nuestro niño llore, o que no coja el sueño, que no se calme con nada mientras no le demos el chupete.

Uso del chupete en bebés

Y es comprensible que lo hagamos pues nada hay más desesperante y exasperante que el llanto persistente de un bebé.

O sea que ¡bienvenido sea el chupete!

No obstante deberemos obviar algunos inconvenientes como son:

  • El introducirlo durante el primer mes para no interferir con la lactancia, sobre todo si esta es natural, ni mas allá de los tres años para no contribuir a deformaciones del paladar que luego habrá que corregir.
  • Que el niño se acostumbre a dormir con más de un chupete

Los hay de diversos materiales y de diversas formas: de látex,  de silicona, redondos, anatómicos.

Uso del chupete en bebés

Recomendaciones sobre el uso del chupete

Como no tiene ningún valor nutritivo no se recomienda el untarlo en ningún tipo de líquido como azúcar, glucosa o miel y hay que evitar cualquier accesorio que le rodee el cuello o con el que pudiera atragantarse como sucede con los cuerpos extraños en niños mayorcitos.  Asimismo nos tenemos que asegurar de que el aro contenedor esté siempre bien firme o que el chupete sea de una pieza.

En cuanto a su limpieza y mantenimiento se considera que la saliva es antiséptica por lo que no transmite enfermedades, incluso se puede utilizar como vehículo para administrar algún tipo de medicación en forma de jarabe.

Uso del chupete en bebés

Lo más habitual es lavarlo en el chorro de agua del grifo y hervirlo periódicamente sobre todo los primeros meses.

En resumen se puede utilizar con total tranquilidad, no debemos obsesionarnos con que al principio no lo quiera coger ni con que lo deje cuando sea mayor pero, haremos lo posible por retirarlo a partir de los tres años, si antes no lo ha dejado.

Dr. Manuel Ruiz-Echarri

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies